Pepita de Mandarina

Almohadillas de Perros levantadas o resecas: Causas, prevención y solución

Las almohadillas de los perros son una parte esencial de su anatomía y desempeñan un papel crucial en su movilidad y bienestar. Sin embargo, estas almohadillas pueden ser vulnerables a lesiones y problemas de piel, como resequedad o agrietamiento. En este artículo, explicaremos cómo prevenir y tratar las almohadillas de perros levantadas o resecas para asegurar el confort y la salud de tu fiel compañero.

Para empezar, es necesario saber los posibles motivos que causan que las almohadillas de nuestros perros se resequen o se levanten:

  1. Condiciones Climáticas: Exposición a temperaturas extremas, pavimento caliente en verano o superficies frías en invierno pueden resecar y agrietar las almohadillas.
  2. Uso excesivo: Actividades físicas intensas, caminatas largas o correr en terrenos ásperos pueden causar abrasión y daño en las almohadillas.
  3. Alergias: Algunos perros pueden ser alérgicos a productos químicos presentes en limpiadores de suelos, fertilizantes o pesticidas, lo que puede irritar sus patas.
  4. Infecciones: Las infecciones bacterianas o fúngicas pueden desarrollarse en las almohadillas, causando irritación y sequedad.
Cómo Prevenir Problemas en las Almohadillas
  1. Hidratación: Mantén a tu perro bien hidratado para evitar la sequedad general de la
    piel, lo que incluye sus almohadillas.
  2. Protección: Utiliza botines para perros en climas extremos o superficies ásperas
    para evitar lesiones y proteger sus almohadillas.
  3. Paseos en Horarios Frescos: Evita pasear a tu perro en pavimento caliente durante
    los días calurosos y opta por paseos temprano en la mañana o al atardecer.
  4. Productos Seguros: Utiliza productos de limpieza seguros en tu hogar y jardín, y
    asegúrate de que tu perro no entre en contacto con sustancias químicas dañinas.
Tratamiento para Almohadillas de Perros Levantadas o Resecas:
  1. Hidratación: Aplica bálsamos o cremas específicas para almohadillas de perros para mantenerlas hidratadas. Consulta a tu veterinario para elegir el producto adecuado. Te puedo recomendar esta crema de rápida absorción, que no solo ayuda a proteger las hermosas patitas de tu perro, sino que además ayuda a sanar cualquier herida leve y superficial.
  2. Baño de patas: Lava las patas de tu perro con agua tibia y jabón suave para eliminar cualquier sustancia irritante. Sécalas bien después. Recomiendo este limpiador portátil de patas de perro, que hará que esta tarea sea súper sencilla. Luego, puedes usar esta toalla ultra absorbente, para que esas patitas queden bien secas.
  3. Protección Adicional: Considera el uso de botines o vendas protectoras si tu perro tiene lesiones o heridas en las almohadillas. No te puedes perder estas botas protectoras.
  4. Consultar al veterinario: Si las almohadillas de tu perro presentan heridas profundas, signos de infección o persisten los problemas, consulta a tu veterinario. Pueden ser necesarios tratamientos adicionales.
Las almohadillas de los perros son una parte esencial de su anatomía y desempeñan un papel crucial en su movilidad y bienestar. Sin embargo, estas almohadillas pueden ser vulnerables a lesiones y problemas de piel, como sequedad o agrietamiento.


En conclusión

El cuidado adecuado de las almohadillas de tu perro es esencial para mantener su salud y bienestar. La prevención y el tratamiento temprano son clave para evitar problemas graves en las patas. Al estar atento a las necesidades de las almohadillas de tu perro y tomar medidas proactivas, puedes ayudar a asegurar que camine cómodamente y sin molestias a lo largo de su vida.

¡Exclusivo! Consigue ofertas exclusivas por ser miembro Amazon Prime, haz clic aquí.